Espacio abierto dedicado al estudio de las historias locales de los municipios de Castro del Río (Córdoba), Porcuna (Jaén) y Motril (Granada), así como sus adyacentes. Recomiendo la utilización del apartado de comentarios para aportaciones, consideraciones, críticas o rectificaciones. De igual manera, está disponible para quienes deseen colaborar con la publicación de artículos o aportando documentos, sobre cualquier tema de carácter histórico relacionado con dichas poblaciones.

23 marzo 2013

Pianista y maestro concertador Benito Arroyo.



     Entre los componentes de una reorganizada y reglamentada Banda Municipal de Porcuna dirigida por el maestro Emilio Ruiz Ramírez de Aguilera en el año 1904, cuya relación nos proporciona Manuel Heredia Espinosa en su obligada obra de referencia, aparecen los nombres de Leonardo y Otilio Arroyo Casado, con las categorías de músicos de segunda y de tercera respectivamente, hermanos a su vez de aquel joven pianista llamado Valeriano Arroyo que formó parte de la Orquesta Bellas Artes gestada en 1899.
      Los trabajos previos de documentación para elaborar aquella entrada nos han conducido hasta otro miembro de aquella familia musical porcunense llamado Benito Arroyo Casado (suponemos que el primogénito), que en fecha indeterminada abandona Porcuna con el firme propósito de abrirse paso en el difícil arte de la música.
      Sobre su formación musical todo son incógnitas, aunque lo más probable es que la obtuviese en el seno de aquellas agrupaciones musicales locales de finales del XIX y principios del XX, cuyos directores actuaban a la vez como profesores de música. Cabe también la posibilidad de que la pudiese haber adquirido o perfeccionado en alguna banda militar durante su estancia en el servicio militar, cuya oportunidad era aprovechada con relativa frecuencia por los aficionados a la música en aquellos tiempos.
     Las primeras noticias de las que disponemos  sobre su trayectoria profesional  lo sitúan en la ciudad de Segovia entre los años 1905 y 1906, con una edad que giraría en torno a los 22-25 años.  
   

     La casualidad de que durante este periodo estuviese un porcunense al frente del  gobierno militar de aquella plaza, el general  del arma de artillería don Diego Ollero y Carmona, nos induce a pensar en un posible patrocinio por paisanaje a la hora de introducirle en el mundillo social y cultural de esta pequeña ciudad castellana en la que militares y religiosos sobresalían notablemente en la composición de su estructura socio-profesional. La Academia de Artillería ejercía como gran centro dinamizador de la vida económica y cultural de la misma, que a principios de siglo apenas si sobrepasaba los 15.000 habitantes.


     Sería en un local de esparcimiento, el mítico Café de San Francisco, ubicado en la calle del mismo nombre, donde tenía su sede el referido centro de formación militar, y entre cuyos clientes habituales debían ser mayoría militares y alumnos de la academia, donde se le ofrece la oportunidad de trabajar y poner en práctica una ya consolidada experiencia musical.  
     Alterna conciertos de piano en solitario con el acompañamiento musical que brinda a bellas y simpáticas señoritas que sobre un pequeño escenario amenizan con sus cantes y bailes las tardes noches de ocio de su selecta clientela.
    Artistas del género lírico ligero, que destacaban en su doble faceta de cupletistas y bailarinas, caso de Sofía Cabañero, Paz Coello, Balbina García o la Bella Brillante, aparecen en los programas ofrecidos por el empresario de este exitoso café cantante al lado del "reputado, aplaudido, genial pianista y profesor Benito Arroyo", como ya le distinguen las crónicas insertadas en el diario El porvenir segoviano, que nos va permitir reconstruir su trayectoria profesional durante los años en que residió en la capital segoviana.



   “Sofía Cabañero destaca por su voz de sugestivo timbre y perfecta afinación, condiciones que sabe aprovechar con maestría en los picarescos e intencionados cuplés de su inagotable repertorio, derrochando gracia, donaire y sal, en su no menos vasto repertorio de bailes nacionales. Pianista y cupletista disponen de los suficientes recursos para dar variedad a los programas y que las veladas resulten agradabilísimas, siendo premiados sus empeños por complacer al público con los muchos aplausos que todas las noches cosechan. Para que nada falte, hasta el piano forma excepción entre los de su clase, no está desafinado”.

      Entre los programas ejecutados se anuncia con frecuencia como preludio una composición del Maestro Arroyo titulada Punta Brava (Fantasía Militar), suponemos que utilizada para complacer a su clientela mayoritaria y predisponerla a la marcialidad necesaria para desenvolverse con soltura en este tipo de locales.


     Su buen hacer profesional le fue abriendo puertas  y su comparecencia pronto se convierte en necesaria e imprescindible en cuantas iniciativas y actividades relacionadas con la música se desarrollan en la ciudad.
      Participa en la reorganización y revitalización del Orfeón Segoviano, concediéndosele la dirección del mismo.  Ya para los carnavales de 1906, con el fin de allegar fondos para la nueva masa coral, se organiza en su seno una estudiantina que hace las delicias del público con “un precioso pasacalle”, compuesto por el propio Maestro Arroyo.
     Su concurso musical será  también asiduo en cuanta fiesta, buffet, baile o concierto organizan aquellas  sociedades y círculos de recreo de corte más aristocrático, como el Casino Militar o Circulo de la Unión:


      Su polivalencia le permite participar también en las tradicionales celebraciones de Semana Santa:
     “Una escogida música de capilla, bajo la inteligente dirección de don Benito Arroyo, interpretó muy bien el himno Stábat Mater" dentro de los cultos solemnes celebrados en la Iglesia de El Salvador, que el gremio de los sastres de Segovia dedica anualmente a la Virgen María al pie de la Cruz.
      Prueba del cada día mayor engarce del músico porcunense con la sociedad segoviana es la edición comercial de unas composiciones de vals boston (una forma más serena y pausada de interpretar el vals) y mazurcas para piano, cuya partitura principal está dedicada a Victoria Eugenia de Battemberg, a punto de contraer matrimonio con el joven monarca Alfonso XIII.




     Fue también el responsable de poner música a un libreto de zarzuela titulado “La Chispa” del que era autor un enigmático y polifacético escritor segoviano llamado Heraclio Serrano Viteri. La obra pudo ser estrenada en el Teatro Miñón de Segovia el 20 de enero de 1906, aprovechando un largo ciclo de actuaciones de la compañía de zarzuela y opereta dirigida por el primer actor Cesar Muro, que accedería a su representación más por complacer la demanda localista que por la propia calidad de la obra, que desconocemos. Los gacetilleros locales después del estreno parecen ignorarla.
      Su trabajo al frente de la masa coral, que pronto sería rebautizada como Orfeón Segoviano Juan Bravo, parece dar sus frutos. Al maestro Arroyo le corresponde la iniciativa de solicitar su participación en los festejos musicales que con motivo del enlace regio organizaría el Ayuntamiento de Madrid:

10 de mayo de 1906

     El éxito alcanzado por el orfeón en aquellos fastos salta tanto a las cabeceras provinciales como nacionales:

ABC de 5 de junio de 1906
     Cuando a finales de junio de 1906 el orfeón Juan Bravo es recibido por la pareja real y su séquito, ya repuestos del susto del día del enlace, en los salones del Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, Benito Arroyo ya no aparece al frente de la misma. Como encargado de recibir las felicitaciones regias figura don Luis Casares, sacerdote beneficiado y organista de la Santa Iglesia Catedral, cuya relación con el orfeón era la de simple director honorario.
     Creemos que ese acto de suplantación, con el que el verdadero artífice de los meteóricos progresos de aquella coral quedaba relegado a un segundo plano, no debió ser encajado con agrado por el maestro Benito Arroyo, que no tarda en desaparecer de aquella ciudad cuando apenas si se cumple un año de su llegada. Los prebostes locales no debieron considerar acorde con el protocolo regio que se presentase al frente de aquel orfeón, orgullo de la ciudad, un pianista de café cantante.



      Como las fuentes nos han permitido desarrollar con exhaustividad los arranques artísticos de este desconocido y olvidado personaje local, posponemos el paseo por el resto de su intensa carrera artística para una próxima entrega, no sin antes aportar algunos datos que pudieran  ayudarnos a contactar con familiares o aficionados a la música con los que rellenar algunas lagunas sobre esta familia de músicos porcunenses.
     La fotografía de la cabecera es de época pero suplantada.
     En pro de las causas imposibles diremos que Benito Arroyo falleció joven en Porcuna en la década de los veinte. Residió en la calle Juan de Mata Dacosta nº 6 (Carrera) y dejó dos hijas menores de edad llamadas Carmen y Juana Arroyo Rodríguez.
     De su hermano Otilio Arroyo Casado, que también hizo sus pinitos como compositor como podremos descubrir más adelante, con el tiempo se haría ferroviario. Gracias al increíble esfuerzo desplegado por Todos los Nombres de Porcuna por recuperar la memoria de los represaliados del franquismo, conocemos que fue fusilado en el mes de enero de 1937 junto a un hijo de 17 años de edad (Manuel Arroyo Parras) ante las tapias del cementerio de San Rafael de Córdoba, coincidiendo con las fechas en que la mayoría de los porcunenses hechos presos durante la caída de Porcuna y recluidos en la improvisada prisión del Alcázar Viejo cordobés sufrían similar suerte. Aunque su destino profesional lo tenía en Belmez (Córdoba) es posible que se encontrase y fuese capturado en su pueblo natal.
      La referencia más cercana temporalmente se corresponde con el también maestro Leonardo Arroyo que según Heredia Espinosa dirigió la Banda Municipal de Porcuna a finales de la década de los cuarenta, entre la fecha en que la dirigiera Antonio Pastilla Criado y el repuesto maestro de la banda de música del periodo republicano Benito Cabeza. 
      Agradecería información al respecto bien en comentarios o en el correo que aperece junto al perfil del autor de este lío. 

      Ver aproximación biográfíca completa pinchando sobre las sucesivas entregas:

                      2ª  entrega               3ª entrega         4ª entrega (FINAL)


No hay comentarios:

Publicar un comentario