Espacio abierto dedicado al estudio de las historias locales de los municipios de Castro del Río (Córdoba), Porcuna (Jaén) y Motril (Granada), así como sus adyacentes. Recomiendo la utilización del apartado de comentarios para aportaciones, consideraciones, críticas o rectificaciones. De igual manera, está disponible para quienes deseen colaborar con la publicación de artículos o aportando documentos, sobre cualquier tema de carácter histórico relacionado con dichas poblaciones.

18 octubre 2013

CUADRO ARTÍSTICO DE LA CASA DEL PUEBLO DE PORCUNA



   “El Socialista”, órgano de prensa oficial del PSOE tuvo periodicidad semanal desde sus orígenes (1896) hasta el 1º de abril del año 1913 en que se convierte en diario. La Fundación Pablo Iglesias alberga en su Hemeroteca Digital la colección completa. 
    Al carecer de buscador, la consecución de informaciones se convierte en una auténtica odisea. Todavía hasta 1913, mientras tuvo periodicidad semanal y el número de agrupaciones socialistas era relativamente pequeño, resulta factible estrujar sus números a base de paciencia, constancia, y perseverancia. Así lo hemos hecho con algunos años, lo que nos ha permitido elaborar varias entradas relacionadas con los orígenes del movimiento obrero en Porcuna.

    Con nuevas incursiones a salto de mata en “El Socialista Diario” anterior al año 1936  y otras publicaciones afines, hemos podido ir haciendo acopio de nuevas noticias sobre el obrerismo local inspirado por Pablo Iglesias Posse.



    De esta carpeta vamos a extraer las relacionadas con el Cuadro Artístico nacido en el seno de la Casa del Pueblo de Porcuna que desplegó una voluntariosa labor cultural entre los años 1928 y 1934. Muy posiblemente tras las elecciones ganadas por el Frente Popular en febrero de 1936 retomaría su habitual actividad hasta el inicio de la Guerra Civil.
    Un nº especial publicado en mayo de 1933 por el Boletín de la UGT dedicado a las Casas del Pueblo, donde aparecen fotografiadas o litografiadas un buen número de las más importantes existentes en España, incluye una pequeña reseña sin foto de la de Porcuna adquirida en el año 1912 y que se hallaba por entonces en fase de reconstrucción:

    “Nobles y  generosos, porque constantemente han aportado en cantidades de cinco,  tres y otra vez cinco pesetas por afiliado, más las prestaciones personales gratuitas,  para así poco a poco ir levantando la casa que después ha de convertirse en mansión de paz, estudio y trabajo de los obreros del pueblo.
    Obreros panaderos, sastres, carpinteros, agricultores…se convierten en expertos albañiles  y van colocando piedra sobre piedra con esa fe inmensa y noble que hacen ganar las batallas más hermosas. Conviven en ella ocho organizaciones, teniendo además su cuadro artístico y una biblioteca más que regular la cual esparce el pan espiritual entre las clases obreras”.

Fotografia de posguerra (el edificio que sobresale a la derecha es la casa)

    No nos consta que durante el periodo de exaltación obrerista del trienio 1918-1920, durante el cual la sociedad Paz y Libertad de Oficios Varios alcanzó un importante potencial numérico, llegara a conformarse formación teatral u artística alguna en su seno.
    Tendremos que esperar a los años de la dictadura de Primo de Rivera  para que ésta surja, coincidiendo con un periodo marcado por la baja afiliación. El obrerismo de signo socialista fue tolerado por el Dictador,  y su actividad política y social se limita a una simbólica participación en los comités paritarios creados en el seno de una legislación laboral de corte corporativo.
   Ya en la celebración de la fiesta del trabajo del año 1925 se celebró una velada teatral:



    Tuvo que ser una función aislada preparada ex profeso para aquella celebración. No será hasta el año 1928 cuando, en ese mismo marco festivo, se constituya un cuadro artístico con carácter permanente:

    “Bajo la dirección del camarada Ruano ha quedado constituido el Grupo Artístico de la Casa del Pueblo, que ha celebrado ya dos veladas teatrales, constituyendo para sus organizadores otros tantos éxitos.
     Posiblemente celebrará una nueva velada en la que se representará el drama en tres actos “El huerfanito de Suiza”.


     Se trata de una lectura católica, publicada por la Librería Salesiana de Sarria (Barcelona) en el año 1898, lo que nos puede servir para hacernos una idea de sus repertorios estarían presumiblemente controlados y supervisados por la autoridad competente a la hora de autorizar las representaciones.
     Al año 1929 pertenece una nueva reseña:

    “En el salón teatro de la Casa del Pueblo, y con la asistencia de muchos trabajadores, ha celebrado el cuadro artístico de esta sociedad una velada en la que se pusieron en escena el drama en dos actos del compañero T. Piñar titulado “Octavio”, y el juguete cómico en un acto titulado “Hambre Atrasada”. Las dos obras fueron muy bien interpretadas por los elementos que componen el cuadro”.

     Teodulio Piñar de Torres, un barbero natural de Cañete de las Torres avecindado en Porcuna, no era autor dramático, su contribución consistiría en adaptar las obras para facilitar su puesta en escena, amén de la dirección artística de la que debió ser corresponsable.

   Al año 1929 se corresponde una  nueva crónica teatral remitida desde Porcuna por Antonio Gómez. El grupo artístico aparece bautizado como “Amigos del Arte” y además se relacionan los nombres de sus integrantes:

   “El grupo artístico Amigos del Arte ha celebrado varias funciones a beneficio de nuestra Sociedad. La final, por ser la última de este año, ha sido gratuita. Pusieron en escena el drama social “La agonía de los humildes” y dos juguetes cómicos: “Clemente el bonito” y “Príncipe a la fuerza”.
    El simpático grupo juvenil ha sido muy aplaudido por los muchos compañeros y compañeras  que han asistido a las representaciones.
    Sus componentes son: Benito Jalón (primer actor), Manuel Hueso, Manuel Moreno, Andrés Cabeza, Segundo Rojas, Lorenzo Santiago, Rafael Torres (niño de nueve años) y Manuel del Pino (apuntador). Todos ellos están dispuestos a luchar con energía y entusiasmo por el Partido Socialista Obrero”.


     Se aprecian algunos cambios con respecto a los repertorios anteriores. Junto a obras como “Príncipe a la fuerza”, perteneciente a la galería dramática Salesiana, encontramos por primera vez con una obra de teatro de corte estrictamente socialista: “La agonía de los humildes”. Su autor un destacado militante socialista de Villanueva del Duque (Córdoba) llamado Miguel Ranchal Plazuelo. Ofrecida a un módico precio por la Librería de El Socialista:


    A partir de 1929 se había intensificado notablemente la propaganda socialista ante la necesidad de propagar la implantación de los comités paritarios entre los obreros del campo. Desatados miembros de la ejecutiva nacional del partido realizaron giras por la provincia de Jaén. En la Casa del Pueblo de Porcuna mitinearon y conferenciaron Anastasio de Gracia, Manuel Cordero o Antonio Fernández Quer. Incluso los elementos más activos y comprometidos del socialismo local se implicaron en la extensión de estas propagandas en aquellas poblaciones limítrofes hasta las que no pudieron llegar.
     Desde la Casa del Pueblo se apuesta fuerte por la labor de extensión cultural. Un ciclo de conferencias que no pudo desarrollarse en el año 1923 por el advenimiento de la Dictadura, se retoman en 1929. El Doctor Fernán Pérez, que con el seudónimo de Juan Fala escribía artículos sobre higiene y llevaba una sección de crítica musical en El Socialista, impartió una conferencia de vulgarización desarrollando el tema “Eugenesia y Puericultura”. Otros tribunos fueron el notario Manuel Aleu y el ex diputado a Cortes Emilio Sebastián González, que tenía una deuda con la agrupación socialista de Porcuna que le prestó su apoyo en las elecciones de 1923.

Banquete en honor del Dr. Fernán Perez (abril de 1929)
     Tras este pequeño paréntesis, que nos permite comprender el auge del socialismo en Porcuna, retomamos el tema objeto de estudio con unas últimas informaciones pertenecientes al periodo de la Dictablanda.
      La celebración del primero de mayo en Porcuna del año 1930 estuvo revestida de una “inusitada animación”:

     “Se aprobaron una serie de conclusiones en Asamblea que fueron remitidas al jefe de gobierno. A continuación hicieron uso de la palabra varios compañeros que explicaron el significado de la fiesta.
     Además el compañero Serafín Jalón leyó un informe sobre los actos de inauguración del mausoleo a Pablo Iglesias, siendo ovacionado.
    Por la tarde se rindió un homenaje a los veteranos, amenizando el acto los compañeros que componen nuestra orquesta, que tocaron, entre otras cosas, la Internacional.
    Por la noche el grupo artístico efectuó una representación teatral interviniendo también la orquesta.
    Ha sido una jornada que dejara honda huella en los trabajadores – J. Bellido”.

Casa del Pueblo de Lopera (Jaén)
     Ese mismo día, en función matinal, participaron en una velada organizada por la Casa del Pueblo de la vecina localidad de Lopera, cuyo obrerismo, después de moverse en la órbita organizativa del anarcosindicalismo durante el Trienio, retomaba su actividad con José López Quero a la cabeza, ahora dentro de las filas socialistas.
      La citada orquesta (sería más bien una orquestina) creo que debió estar dirigida por Benito Cabeza Borrego, que cuando se proclama la República se convierte en el nuevo director de la banda del municipio en sustitución de D. Emilio Ruiz y Ramírez de Aguilera, que por lo visto era alérgico a los himnos proletarios que demandaban los nuevos tiempos.
     La foto que mostramos se corresponde con el Cuadro Artístico Musical de la Casa del Pueblo de Orihuela (1927-1928), donde se puede reconocer en la fila superior a la derecha al joven poeta Miguel Hernández.
     Como entre las informaciones que hemos trasmitido aparecen nombres y apellidos de los jóvenes que integraron el Cuadro Artístico de Porcuna, así como el de otras personas vinculadas al mismo, abrigo la esperanza de que pudiera emerger alguna de esas fotografías antiguas sin identificar que nos permita sustituirla.
     Curioso y sorprendente es que se citen sólo a los varones. Se trata de algo bastante generalizado. Ensayos a deshoras por motivo laborales, los típicos prejuicios morales y culturales que recaían sobre a mujer en las zonas rurales y las también características trabas familiares hacia el asociacionismo (niña no hace falta que te señales) vetarían la presencia de la mujer en este tipo de recreos. La participación femenina se limitaría según la mentalidad de la época a "las labores propias de su sexo": preparación del vestuario, decorados o a fabricar flores que luego vendían o regalaban a los espectadores.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada